viernes, 27 de julio de 2012

La Galería GAM


Esa época en México La Escuela Mexicana de Pintura del siglo XX Tenia su principal foro en la Galería de Inés Amor y en el Café de Paris. Artaud acompaño muchas veces a Cantú a esta Galería y paso otras mas en el Café de Paris al igual que frecuento los diferentes Ateliers de México.
Sin embargo la Galería GAM era el punto obligado no solamente para ellos sino para todos los grandes artistas de la época , que pasaban gran parte del día compartiendo  vivencias  junto con Rivera, Monasterio, Tamayo, Orozco, Cantú , Kitawagua, Galván , Soriano , Meza, Moreno Villa,  Fiada…. etc.
Sin duda es de reconocerse que la exposición surrealista en México se llevara acabo no en un Museo o Galería Nacional sino en un ente particular La GAM y con esto daremos por hecho el desinterés total de las instituciones no solo por la obra propuesta por  Artaud sino por todo lo que suene a Arte.
( Inés narra en sus memorias como , mientras trataba la venta de obra de Cantú, Artaud estaba sentado en una sillacompletamente inmóvil , perdido en la droga, tan amarillo como la mancha que dejaba la silla . Ahí permanecía por horas el poeta inmerso en un trance). 
Decía Inés :
Al principio  me daba miedo pero poco a poco me fui acostumbrando a su presencia. en ese entonces pocos sabían lo que era el surrealismo
También cuenta como Artaud presencio el disgusto de Diego Rivera quien le reclamo a Inés por haber vendido un cuadro en 500 pesos, cantidad que en la época se consideraba espectacular.

Y como a sugerencia de Cantú consiguió  para Artaud, morfina por conducto de un doctor amigo de ella. De ahí que en muchas ocasiones  Artaud se encontrara en Trance.
Otro factor que ayudo en buena parte a la convivencia entre Antonin Artaud y Federico Cantú fue que los dos, no solamente eran solteros, se comportaban como tal, casi de la misma forma que Picasso en Montparnasse.
Dice Breton:

Cuando llega a este momento, el hombre es profundamente modesto:  sabe cómo son las mujeres que ha poseído y sabe cómo fueron las risibles aventuras que emprendió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada